Regrese a Ministerios Cristianos Alamo En Línea

LA CIRCULACION DE LA LITERATURA ALAMO ES MAS QUE LA DE USA TODAY, THE NEW YORK TIMES, L.A.TIMES,Y MUCHAS OTRAS PUBLICACIONES NACIONALES COMBINADAS

EL ANTICRISTO DESENMASCARADO

“Y su número es Seiscientos sesenta y

seis” 666 (Ap. 13:18).

Por

Tony Alamo

Juan es el único apóstol a quien Jesús le reveló claramente el misterio del anticristo. Juan también es el único hombre de Dios que alguna vez usó el nombre anticristo en la Biblia entera.1 Juan le preguntó a Jesús, “Señor, ¿quién es? Respondió Jesús: A quien Yo diere el pan mojado, aquél es. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón [uno de los muchos anticristos en el mundo en aquel tiempo y hoy en día]” (Juan 13:25-26).

La definición de la palabra “anticristo” se amplía con el número simbólico 666 en el evangelio de Juan 6:66. Esta Escritura lee, “Desde entonces muchos de Sus discípulos [de Cristo] volvieron atrás, y ya no andaban con El [apóstatas].” El anticristo que se llamaba Judas anduvo con Cristo, entonces ya no anduvo más con Cristo, así como los anticristos que eran los anteriores discípulos apóstatas de Cristo en Juan 6:66.

La esfera del significado de lo que es y quién es anticristo se aclara en los versículos siguientes de 1 Juan 2:18-19: “Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora han surgido muchos anticristos; por esto conocemos que es el último tiempo. Salieron [los antiguos Cristianos] de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.”

La gran apostasía hoy en día de la iglesia alejada de Cristo es la acción de aquéllos Cristianos que colectivamente han decidido volverse anticristos, hombres y mujeres de perdición como Judas, el “hijo de perdición.”2 Estos también son mencionados simbólicamente en la Segunda epístola a los Tesalonicenses, capítulo dos, como un grupo colectivo compuesto de los anticristos, Cristianos apóstatas que se han unido ellos mismos al gobierno e iglesia unimundial, antiCristo, secular, el cual es el atento fútil de Satanás para destronar a Dios y Su reino.

Hablando de los muy últimos días, el Apóstol Pablo declara, “Y entonces se manifestará aquel Inicuo [todos los anticristos], a quien el Señor matará con el Espíritu de Su boca, y destruirá con el resplandor de Su venida; inicuo [Cristianos apóstatas que una vez propusieron volver al Señor, pero nunca pudieron por su amor por este mundo presente],3 cuyo advenimiento es por obra de Satanás...con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos...A fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia [el pecado].”4 “¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo?”5 Está escrito, “Si le negáremos, El también nos negará” (2 Ti. 2:12). “Mas el justo vivirá por fe [fe en las promesas de Dios]; Y si retrocediere [se convierte en antiCristo], no agradará a Mi alma” (He. 10:38).

AntiCristiano tiene el mismísimo significado que anticristo. Una de las características de un anticristo es hostilidad hacia Cristo y Sus seguidores (1 Juan 4:3). Era este espíritu al que Enoc y Noé renunciaron en sus mensajes (Judas 14, 2 P. 2:5-7). Este espíritu maligno es la mente que es hostil hacia Dios y que se opone a El en Romanos 8:7, el misterio de aquellos sin ley. Este espíritu se encuentra primariamente en los métodos de oposición intelectuales conocidos como “contra Cristo.” Una de las maneras que este espíritu (el cual mora en cada anticristo) se opone a Cristo es oponiéndose a la doctrina de Su deidad y Su humanidad. También, este espíritu se sitúa él mismo contra Dios en el oficio de Cristo de “Sumo Sacerdote”6 como el único sacrificio aceptable a Dios.

La gente malvada poseída con el espíritu de anticristo atentan substituir algún otro método de expiación por el pecado que no sea Cristo, “EL CORDERO DE DIOS.”7 Ellos atentan encontrar aceptación con Dios en una manera errónea y blasfema, así como lo hicieron los anticristos Caín y Saúl, a través de su propia religión en vez de por la salvación de Cristo. Solo la salvación por medio de Cristo, no alguna religión falsa, es aceptable a Dios.8 La denominación de una iglesia o una religión nunca murió en la cruz por nuestros pecados, como tampoco murió María ni nadie más sino Cristo.9 Nadie pero Cristo puede resucitarse él mismo y el mundo de entre los muertos.10 Cristo no era un simple profeta, pero El era, es y siempre será el Dios Todopoderoso, santo, y eterno; el Camino, la Verdad, y la Vida,11 el principio y el fin de todas las cosas,12 el Salvador del mundo.13

El espíritu de anticristo niega el oficio de Cristo como el de “Rey de reyes y Señor de señores,”14 declarando imponer sus propias leyes a su iglesia y gobierno falso, las cuales son contrarias a las leyes de Dios.15 El espíritu antiCristo también desea prescindir de la ley de Dios, Sus mandamientos y el oficio de Cristo con respecto a toda Su profecía. El espíritu antiCristo también agrega, altera, o toma de la revelación divina que Cristo le ha dado a Su santa Palabra. Estos no son sino pocos ejemplos de la manera blasfematoria de pensar y actuar del antiCristo. También, los anticristos se oponen a Cristo como la cabeza de la iglesia de Dios y la creación, y están en contra de aquéllos de quienes Dios aprueba, tales como Sus pastores-maestros, profetas, predicadores, y discípulos.

El espíritu de anticristo es un espíritu inmundo.16 Este espíritu de autodestrucción pronuncia las blasfemias más horribles e imperdonables en contra del Altísimo, y practica maldades monstruosas sobre los santos. Las Escrituras que confirman estas verdades se encuentran en los capítulos 7 y 8 de Daniel, también como en Apocalipsis, capítulos 12 y 13.

El Anticristo también blasfema contra aquéllos que viven en el Cielo y hace guerra contra los santos (Ap. 13:7, Dn. 7:21).

El espíritu de Satanás mora enteramente y corporalmente en estas criaturas insolentes, siniestras, y condenadas que no solo buscan destruir a los santos, pero se esfuerzan en desterrar el nombre de Dios y de Su Cristo de la misma faz de la tierra para que él [Satanás] pueda tomar cargo.

Cristo y Sus santos rechazan este reino terrestre a favor del reino celestial eterno de Cristo.17 El papado y todas las religiones, cada “ismo” incluyendo el Protestantismo son inescriturales, antiCristo. Los Cristianos apóstatas, habiéndose vuelto antiCristos, se han aliado ellos mismos para traicionar a los santos y darle poder al gobierno e iglesia unimundial y universal de Satanás, “la bestia,”18 la gran ramera,19 la cual recibe el poder de Satanás (el dragón),20 para atacar todo lo que es Dios o que le pertenece a Dios.21

Jesús dijo, “Ven y sígueme” (Mateo 19:21).22 El negar esta solicitud de Jesús es negarlo a El, volverse en un anticristo.

Las santas Escrituras nos dicen que cuando vino el Mesías para morar entre nosotros El sería llamado “Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros” (Isaías 7:14, cumplido en Mateo 1:23). El también se llamaría “Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz” (Is. 9:6).

Jesús Mismo dijo, “Hijo de Dios soy” (Juan 10:36). El que dice que él conoce a Dios “y no guarda Sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él [él es un anticristo]” (1 Juan 2:4).

Las Escrituras infalibles de Dios revelan que Jesús también es “EL VERBO DE DIOS”23 el cual creó todas las cosas.24 “Porque en El fueron creadas todas las cosas, las que hay en los Cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de El y para El. Y El es antes de todas las cosas, y todas las cosas en El subsisten” (Col. 1:16-17). El negar la infalibilidad de la Escritura es lo mismo que negar a Cristo, lo mismo que ser un anticristo.

“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos” (He. 2:1).25

En el Antiguo Testamento, aquéllos anticristos que no guardaban la ley de Moisés por el testimonio de dos o tres testigos morían irremisiblemente. “¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?”26 (La Gracia es la fuerza de Dios.) Aquéllos que conocen las santas Escrituras de Dios no necesitan suponer la destrucción de estos anticristos. Para ellos será seguramente una eternidad en el Infierno.27

Es inmediatamente necesario que el mundo decida si servirá a Cristo o si se convertirá en antiCristo, porque el tiempo de la salvación se ha acercado y el tiempo del regreso de Cristo se ha acercado.28 El fin del tiempo en que estamos viviendo ahora se llama el tiempo del “valle de la decisión.”29 Este es el tiempo para hacer nuestra decisión.30 Este es el tiempo cuando las ovejas son separadas de los cabritos,31 el trigo separado de la paja,32 aquéllos que son de Cristo separados de aquéllos que son anticristos.33 Este hecho significa que tenemos que aceptar a Cristo o rechazarlo ahora. No hay ningúna otra alternativa para nosotros. En otras palabras, en este mismo momento tenemos que hacer la eterna decisión en cuanto a dónde pasarán la eternidad nuestras almas. Tenemos que decidir si aceptaremos a Cristo o lo negaremos a El. Tenemos que escoger si seguir a Cristo o ser solo otro de los muchos anticristos en el camino hacia un lago de fuego perpetuo en el Infierno.34 Si decimos que nos gustaría pensarlo, o esperar un tiempo antes de aceptar a Cristo, es lo mismo que decir que hemos escogido negar a Cristo.

Alguna gente tiene la idea de que le están sirviendo al Señor aunque ellos no están sirviéndole al Señor en absoluto, lo mismo que Caín y que el Rey Saúl, quienes eran una ofensa a Dios porque ellos no fueron obedientes a El.35 Caín y Saúl lo hicieron a su manera, no a la manera del Señor. Sirviendo al Señor a nuestra manera en vez de a la manera del Señor no nos inmunizará de ser un anticristo, sino que al contrario nos asegurará ser un anticristo.36

Dios dice “he aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación” (Is. 49:8, 2 Co. 6:2). Cuando el Creador Omnipotente de los Cielos, la tierra, y todo lo demás dice ahora, El quiere decir AHORA. Cristo le dice a usted como le dice a todos los pecadores, “VEN Y SIGUEME.”37 Si usted escoge no ser uno de los muchos anticristos eternamente condenados, entonces usted aceptará la oferta de Cristo de vida eterna en el Cielo de una vez, como El manda, al decir esta oración:


vuelva arriba

Oración

Mi Señor y mi Dios, ten misericordia de mi alma pecadora.1 Yo creo que Jesucristo es el Hijo del Dios Viviente.2 Creo que Él murió en la cruz y derramó Su preciosa sangre por el perdón de todos mis pecados. 3 Creo que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos por el poder del Espíritu Santo4 y que Él está sentado a la mano derecha de Dios en este momento, escuchando mi confesión de pecado y esta oración. 5 Abro la puerta de mi corazón, y Te invito en mi corazón Señor Jesús. 6 Lava todos mis pecados sucios en la preciosa sangre que Tú derramaste por mí en la cruz del Calvario. 7 Tú no me rechazarás, Señor Jesús; Tú perdonarás mis pecados y salvarás mi alma. Lo sé porque Tu Palabra, así lo dice. 8 Tu Palabra dice que Tú no rechazarás a nadie, y eso me incluye a mí.9 Por eso, sé que me has escuchado, sé que me has contestado, y sé que soy salvo.Por eso, sé que me has escuchado, sé que me has contestado, y sé que soy salvo.10 Y Te doy gracias, Señor Jesús, por salvar mi alma, y Te mostraré mi agradecimiento haciendo como Tú mandas y no pecar más. 11


Ahora que usted es salvo y ha sido perdonado de sus pecados, levante sus manos y alabe al Señor. “Alégrense los cielos, y gócese la tierra, y digan en las naciones: JEHOVA reina.”38

Cristo ahora vive en usted por el Espíritu Santo.39 Hay una manera en que usted puede recibir una porción más completa de la naturaleza divina de Dios en usted. Dios el Padre ahora también vive en usted. Entre más vive en usted la naturaleza divina de Dios, más va a poder resistir contra las tentaciones que tan fácilmente han movido a tantos millones de Cristianos lejos de la salvación. Esto es causado por más hombre en nosotros que Dios en nosotros. La humanidad se ha vuelto tan malvada que si Satanás y su ejército endiablado fuesen completamente destruidos, nosotros seríamos nuestro propio diablo.

Ahora que usted es salvo, ore por el bautismo en el Espíritu Santo. Estudie la Palabra piadosamente, y ore siempre por más de la naturaleza divina.40 Para instrucciones en cómo recibir el bautismo en el Espíritu Santo, y para recibir más de la naturaleza santa de Dios, solicite nuestra literatura o llame. Porque sin santidad ningún hombre verá a Dios.41

Ahora que usted es salvo, es un mandamiento que sea sumergido completamente, bautizado en agua en el nombre del Padre, y en el nombre del Hijo, y en el nombre del Espíritu Santo.42 Guarde todos los mandamientos de Dios y viva.43


Usted acaba de completar el primer paso en una serie de cinco pasos que se requieren para recibir la salvación. Su segundo paso es negarse a sí mismo y aceptar la cruz cada día con el propósito de mortificarse, es decir, para darle muerte a su propia voluntad, a su ser autosuficiente, y al mundo con todos sus deseos. Todos estos tienen que ser bautizados en la muerte de Cristo. El tercer paso es su resurrección de la vida satánica de Adán a la vida libre de pecados de Cristo. El cuarto paso es su ascensión a una posición de autoridad para reinar por Dios en la tierra, y el quinto paso es reinar por Dios en la tierra hasta el fin con el propósito de traer el reino del Cielo a la tierra. Usted tiene que aprender la Palabra de Dios, luego someterse y hacer lo que la Palabra dice, para que la Iglesia y el mundo puedan ver pruebas de su sumisión a la Palabra de Dios, Su orden, y Su autoridad en usted y por usted.
Alabado sea el Señor. Que Dios lo recompense abundantemente.

Pastor Mundial Tony Alamo


Tony Alamo, Pastor Mundial, Santa Iglesia Cristiana Alamo

P. O. Box 6467, Texarkana, Texas 75505

Línea telefónica de veinticuatro horas para oración e información: (479) 782-7370 • Fax (479) 782-7406

http://www.alamoministries.com

La Iglesia Cristiana Alamo proporciona alojamiento para todos aquellos que verdaderamente desean servir al Señor con todo su corazón, toda su alma, mente, y fuerza.

Servicios cada noche a las 8 P.M. y domingos a las 3 y a las 8 P.M. en las siguientes localidades:

En la área de Los Angeles,13136 Sierra Hwy., Canyon Country, CA 91390, 4401 Windsor Dr., Fort Smith, AR 72904

También hay servicios en Elizabeth, Nueva Jersey, y a quince minutos sur de Texarkana, AR. Llame para las localidades.

CENAS SERVIDAS DESPUÉS DE CADA SERVICIO

Transportación gratis de ida y vuelta a los servicios provista en la esquina de Hollywood Blvd. y Highland Ave., Hollywood, CA, diariamente a las 6:30 P.M.- domingos –1:30 y 6:30 P.M.

Solicite el libro del Pastor Alamo titulado, El Mesías, mostrando a Cristo del Antiguo Testamento revelado en más de 333 profecías. Mensajes en cinta también están disponibles.

ESTA LITERATURA LLEVA EL VERDADERO PLAN DE SALVACIÓN (Hch. 4:12). NO LA TIRE, PÁSESELA A OTRO.

Aquellos de ustedes en otros países, les animamos a que traduzcan esta literatura en su lengua materna.

Si la reimprimen, favor de incluir este derecho reservado y registro:

Alamo Christian Ministries is a division of Music Square Church, Inc.
© Propiedad literaria julio, 1995

Todo derecho reservado Pastor Mundial Tony Alamo ® Registrado julio, 1995

Esta literatura fue escrita en julio de 1995 en la Institución Correccional Federal de Florence, Colorado. El Pastor Alamo cuenta su encarcelamiento por Cristo como siendo todo regocijo.

Spanish Antichrist Unmasked                     


Notas del "EL ANTICRISTO DESENMASCARADO":vuelva arriba

1 Juan 2:18, 22, 4:3 2 Juan 7 vuelva

2 Juan 17:12, He. 10:39 vuelva

3 2 Ti. 4:10, 1 Juan 2:15 vuelva

4 2 Ts. 2:8-10, 12 vuelva

5 1 Juan 2:22 vuelva

6 He. 2:17, 4:14, 5:10, 6:20, 7:26 vuelva

7 Juan 1:29, 36 vuelva

8 Hch. 4:10-12 vuelva

9 Gá. 1:3-4, 1 Juan 2:1-2, He. 9:28 vuelva

10 1 Co. 15:20-23, 2 Co. 1:9-10, Ro. 4:17 vuelva

11 Juan 14:6 vuelva

12 Ap. 1:8, 22:13 vuelva

13 1 Juan 4:14, Juan 4:42 vuelva

14 1 Ti. 6:14-15, Ap. 19:16 vuelva

15 Dn. 7:23-25 vuelva

16 Jud. 8, Sal. 14:2-3, 53:2-3, Sof. 3:1-2 vuelva

17 1 Juan 2:15 vuelva

18 Ap. 11:7, 13:1-4, 17:3-5, 8-11 vuelva

19 Ap. 17:1-2, 19:2 vuelva

20 Ap. 12:9 vuelva

21 Ap. 13:7-8 vuelva

22 Mt. 16:24, Lc. 18:22, Mr. 10:21 vuelva

23 Ap. 19:13, Juan 1:1, 14 vuelva

24 Ef. 3:9, Ap. 4:11 vuelva

25 He. 2:1 vuelva

26 He. 10:28-29, 6:4-6 vuelva

27 He. 2:2-3, 2P. 3:7 vuelva

28 Ap. 1:1, 3, Mt. 24:3-44 vuelva

29 Jl. 3:14 vuelva

30 Jos. 24:15 vuelva

31 Mt. 25:32-33 vuelva

32 Mt. 3:12, Lc. 3:17 vuelva

33 2 Co. 6:17-18 vuelva

34 Ap. 19:20, 20:10, 15 vuelva

35 Gn. 4:3-7, He. 11:4, 1 S. 15:3-26 vuelva

36 1 Juan 2:4, Sal. 97:10 vuelva

37 Mt. 19:21, Lc. 18:22 vuelva

38 1 Cro. 16:31 vuelva

39 Ro. 8:11 vuelva

40 2 Ti. 2:15, Lc. 21:36, Juan 15:3 vuelva

41 He. 12:14 vuelva

42 Mt. 28:19 vuelva

43 Dt. 8:1, 30:16, Pr. 4:4 7:2 vuelva

vuelva arriba


Notas de la Oración: vuelva arriba

1. Sal 51:5, Ro. 3:10-12, 23 vuelva

2. Mt. 26:63-64, 27:54, Lc. 1:30-33, Jn. 9:35-37, Ro. 1:3-4 vuelva

3. Hch. 4:12, 20:28, Ro. 3:25, 1 Jn. 1:7, Ap. 5:9 vuelva

4. Sal. 16:9-10, Mt. 28:5-7, Mr. 16:9, Jn. 2:19, 21, 10:17-18, 11:25, Hch. 2:24, 3:15, Ro. 8:11, 1 Co. 15:3-6 vuelva

5. Lc. 22:69, Hch. 2:25-36, He. 10:12-13 vuelva

6. Ro. 8:11, 1 Co. 3:16, Ap. 3:20 vuelva

7. Ef. 2:13-22, He. 9:22, 13:12, 20-21, 1 Jn. 1:7, Ap. 1:5, 7:14 Ef. 2:13-22, He. 9:22, 13:12, 20-21, 1 Jn. 1:7, Ap. 1:5, 7:14 vuelva

8. Mt. 26:28, Hch. 2:21, 4:12, Ef. 1:7, Col. 1:14 vuelva

9. Ro. 10:13, Stg. 4:2-3 vuelva

10. He. 11:6 vuelva

11. Jn. 8:11, 1 Co. 15:10, Ap. 7:14, 22:14 vuelva

vuelva arriba