Cómo Puedes Ser Resucitado Plenamente en el Señor y Saber Con Certeza Que Estás Salvo

Escrito en 2012
Por Tony Alamo
alias Bernie Hoffman

¿Cómo puedes ser resucitado plenamente en el SEÑOR y saber con certeza que estás salvo, redimido, nacido de nuevo del ESPÍRITU de DIOS? El primer paso es arrepentirte de tus pecados, ser limpio por la sangre que JESÚS derramó por ti, y recibir al SEÑOR JESUCRISTO como tu Salvador personal (Juan 3:3-8). Esto no sucederá hasta que temas al SEÑOR. “El temor de JEHOVÁ es el principio de la sabiduría” (Proverbios 9:10), y “El temor del SEÑOR es la sabiduría” (Job 28:28).

El próximo paso es ser bautizado, completamente sumergido en agua, en el nombre del PADRE, y del HIJO, y del ESPÍRITU SANTO. Cuando somos bautizados, estamos siendo bautizados en la muerte de CRISTO, y estamos siendo bautizados en SU sangre por fe (Romanos 6:1-11). Entonces con gusto renunciarás tu vida vieja, antigua, pecaminosa, que no tenía ninguna preocupación por lo que DIOS ha mandado a SUS salvos que hagan y digan.

Primer Juan 2:6 dice, “El que dice que permanece en ÉL, debe andar como ÉL [JESÚS] anduvo.” La Biblia nunca nos dice que hagamos algo a menos que sea posible hacerlo.1 Hay una manera de caminar como JESÚS caminó, y te diré lo posible que es hacer esto. Nosotros tenemos que caminar como ÉL caminó si hemos de ser miembros de SU cuerpo en el cual ÉL vive y obra.2 Nosotros tenemos que ser mortificados, bautizados en SU muerte.3 Ser mortificado significa: “someter (el cuerpo o sus necesidades y deseos) por abnegación o disciplina.” JESÚS estaba en este mundo, pero ÉL no era parte de él.4 Así también nosotros hemos de estar en este mundo, pero no ser parte de él.5  Nosotros hemos de estar separados de los pecadores, y caminar en el ESPÍRITU de DIOS para tener poder sobre nuestra carne y no pecar más.6 Nosotros somos mortificados si hemos dejado nuestra vida de pecado y hemos sido bautizados en la muerte del SEÑOR, y resucitados a la nueva vida Espiritual como un miembro del cuerpo de CRISTO.7

Romanos 8:13 declara, “Porque si vivís conforme a la carne, moriréis [pasarás la eternidad en el Infierno]; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis [pasarás la eternidad en el reino del Cielo].”

Primer Juan 2:14-17 dice, “Os he escrito a vosotros, padres, porque habéis conocido al que es desde el principio. Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la PALABRA de DIOS permanece en vosotros, y habéis vencido [conquistado] al maligno. [JESÚS dijo, ‘El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.’8 Por el estudio diario de la Biblia en oración, tendrás la PALABRA de DIOS dentro de ti, puedes y sí vencerás a Satanás.9]

“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del PADRE no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne [hombres y niños deseando mujeres y niñas, hombres deseando hombres por una experiencia homosexual, mujeres deseando mujeres por una experiencia lesbiana, y humanos deseando animales], los deseos de los ojos [pornografía, hasta pornografía infantil, o mirando a cualquier cosa en el mundo que satisface el deseo de los ojos], y la vanagloria de la vida [auto logro en los campos de trabajo, deportes, arte, música, y otras cosas que no pueden prosperar a una persona cuando lleguen a la Barra del Juicio de DIOS], no proviene del PADRE, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de DIOS permanece para siempre.” La Cristiandad no es una vida de pretender ser santo. JESÚS nunca pretendió reprender y regañar a los escribas, fariseos, y saduceos; ÉL verdaderamente los reprendió y los regañó.10 Ni ÉL tampoco pretendió ser clavado a la cruz, derramar SU sangre, y morir para que podamos ser salvos,11 pero ciertamente ÉL pasó por todo.12

No había ninguna corrección política con JESÚS, ningún ser silenciado por los poderosos, y ningún comprometimiento con JESÚS. ÉL estaba vivo en el ESPÍRIU y muerto al mundo, mortificado. ÉL verdaderamente puso SU vida por voluntad propia por toda la humanidad y dejó que meros hombres lo crucificaran.13 ÉL verdaderamente murió, y ÉL fue puesto en una tumba sellada, pero ÉL resucitó de entre los muertos, y ÉL está vivo para siempre.14 Nada de lo que JESÚS hizo fue hecho en fingimiento. La gente verdaderamente lo escupieron en SU cara15 y lo golpearon más allá del reconocimiento.16 ¿Cómo te gustaría si un montón de gente mal respirada te escupieran en la cara? ¿Te gustaría eso? ¿Y soportarías tú tal cosa si fueras DIOS que vino al mundo en la carne? No, no creo que lo harías.  Pero JESÚS sí lo hizo.

Haz ahora lo que JESÚS te manda hacer por tu propio bien. ÉL manda a los hombres a no casarse con hombres, y mujeres no casarse con mujeres.17 Sin embargo, los pervertidos lo hacen. ÉL te dice que no cometas adulterio,18 pero lo haces. ÉL te manda a no matar,19 pero tú dejas a tus hijos ir a la escuela pública que les enseña cómo fornicar, y cuando quedan embarazadas, les enseñan a cometer asesinato por abortos. Tú crees que está bien porque el gobierno mundial malvado te dice que está bien.

¿No has oído que el gobierno mundial de hoy es el profetizado gobierno de la Bestia, el Anticristo,20 y que no debes seguir su consejo, que condenará tu alma al Infierno por siempre? Pero sí debes seguir el consejo, los mandamientos, de DIOS que es tu Creador. El Día de Juicio, ¿crees tú que el gobierno es el que te juzgará? No, no será el gobierno mundial que te juzgue; será el Creador del universo.21 ÉL te advierte de antemano que SU juicio será de acuerdo a SU PALABRA (Juan 12:48). Por esto es que realmente debes leer y estudiar SU PALABRA, y creerla, porque es la verdad.22 Es imposible para DIOS mentir. Hebreos 6:18 dice, “Para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que DIOS mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta delante de nosotros.”

Todo lo que está en el mundo son deseos. Nosotros tenemos que negar los pecaminosos deseos de la carne.23 Nosotros tenemos que ser mortificados si queremos ir al Cielo, si queremos quedarnos fuera del Infierno y el Lago de Fuego.24 De nuevo, DIOS no está pretendiendo. ÉL no es un bromista.25 Cuando DIOS dice algo, puedes darlo por seguro; tienes que creerlo, o pasar la eternidad en el Infierno y el Lago de Fuego, que no es un fingimiento.

Cuando yo era un joven viviendo en Helena, Montana, un amigo mío, que era algunos años mayor que yo, rescató a sus dos hermanas de un fuego en su casa en una área pobre de Helena. Yo tenía diez años de edad, y él alrededor de doce o trece. Las hermanas no se quemaron, pero él se quemó a través de su cuerpo. Él tuvo que tener injertos de piel en su cara, manos, y pecho. Después de rescatar a sus hermanas, él se desmayó del dolor. Pero en el Infierno y el Lago de Fuego, no te puedes desmayar, no importa lo malo que sea el dolor. Querrás terminarlo todo, pero nunca terminará.26 Querrás una gota de agua, pero sabrás que nunca tendrás ni aun una gota de agua, y que nunca descansarás porque los tormentos inimaginables nunca terminarán.27

Por tu propio bien, y por el bien de DIOS, renuncia tu vida pecaminosa (Marcos 8:34-38). Sé bautizado en la muerte de CRISTO, abandona y rechaza este mundo presente y todos sus deseos para que puedas vivir para siempre en el Cielo. El Cielo es un lugar verdadero, porque DIOS dice que es verdadero. Y el Infierno y el Lago de Fuego son verdaderos también (Mateo 13:31-52).

¿Sabías que puedes ser el que realmente escoges a qué lugar irás? Recuerda, ¡es por la eternidad! Tú tienes que decidir si quieres ir al Cielo o no, porque si dices, “Yo no quiero decidir ahora mismo,” en realidad, tú has decidido. ¿Sabes por qué digo eso? Es porque ni tú ni yo sabemos si vamos a vivir otro minuto.28

Yo he atestiguado cientos de miles de personas ser salvos en la iglesia, y he visto miles de ellos alejarse del SEÑOR. Por esto es que sé que los predicadores que dicen que nunca te puedes apostatar del SEÑOR son mentirosos. Yo sé que ellos estaban realmente salvos y llenos del ESPÍRITU SANTO. Lo que estoy diciendo también es bien escritural.29 Y de nuevo, yo realmente lo vi suceder.

Judas 5-6, advirtiéndonos a todos, declara, “Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el SEÑOR, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron. Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.” Estos versículos muestran que el pueblo escogido de DIOS, que ÉL liberó de Egipto, y un tercio de los ángeles en el Cielo realmente escogieron dejar su dignidad. Los hebreos fueron destruidos porque ellos escogieron pecar después de ser liberados, y los ángeles que siguieron a Satanás están encadenados en oscuridad eterna.

Hebreos 6:4-6 dice, “Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don Celestial, y fueron hechos partícipes del ESPÍRITU SANTO, y asimismo gustaron de la buena palabra de DIOS y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al HIJO de DIOS y exponiéndole a vituperio.” Por esto es que tenemos que morir en la carne, ser bautizados en la muerte de CRISTO, y abandonar el mundo y sus deseos si queremos pasar la eternidad en el Cielo y evitar el Lago de Fuego quemante. Así es que puedes ser mortificado y resucitado plenamente en el SEÑOR, luego saber con certeza que estás salvo, redimido, y nacido de nuevo del ESPÍRITU de DIOS.

De nuevo, primero recibe al SEÑOR JESUCRISTO como tu Salvador personal. Luego sé bautizado en SU muerte. Como JESÚS, nosotros estamos en este mundo, pero no podemos tener parte en él (Juan 17:16). Nosotros éramos pecadores carnales, llenos de lujuria, pero ahora sabemos que tenemos que ser Espirituales.30 Negando nuestra carne en esta vida será por solo unos años, pero la recompensa en el paraíso durará para siempre.31

Empieza tu vida Espiritual ahora diciendo esta oración, luego sé bautizado, sumergido completamente en agua, en el nombre del PADRE, el HIJO, y el ESPÍRITU SANTO (Mateo 28:19-20). Después estudia la PALABRA y haz lo que dice, y no serás condenado.

Oración

Mi Señor y mi DIOS, ten misericordia de mi alma pecadora.1 Yo creo que JESUCRISTO es el Hijo del DIOS viviente.2 Creo que Él murió en la cruz y derramó Su preciosa sangre para el perdón de todos mis anteriores pecados. 3 Creo que Dios resucitó a Jesús de entre los muertos por el poder del Espíritu Santo4y que Él está sentado a la diestra de DIOS en este momento, escuchando mi confesión de pecado y esta oración.5 Abro la puerta de mi corazón, y Te invito en mi corazón, Señor JESÚS. 6 Lava todos mis pecados sucios en la preciosa sangre que Tú derramaste por mí en la cruz del Calvario. 7 Tú no me rechazarás, Señor JESÚS; Tú perdonarás mis pecados y salvarás mi alma. Lo sé porque Tu Palabra, la Biblia, así lo dice. 8 Tu Palabra dice que Tú no rechazarás a nadie, y eso me incluye a mí.9 Por eso sé que Tú me has escuchado, sé que me has contestado, y sé que soy salvo.10 Y Te doy gracias, Señor JESÚS, por salvar mi alma, y Te mostraré mi agradecimiento haciendo como Tú mandas y no pecar más. 11

Después de salvación, JESÚS dijo que seas bautizado, completamente sumergido en agua, en el nombre del PADRE, y del HIJO, y del ESPÍRITU SANTO.12 Estudia con diligencia la Biblia, Reina-Valera 1960, y haz lo que dice.13

CRISTO y DIOS el PADRE ahora viven en ti a través del ESPÍRITU SANTO. Hay una manera en la cual puedes recibir una porción más completa de la naturaleza divina de DIOS en ti. Entre más naturaleza divina de DIOS vive en ti, más podrás estar firme contra las tentaciones que tan fácilmente han alejado a tantos millones de Cristianos de la salvación. Ora para recibir el bautismo en el ESPÍRITU SANTO. Para instrucciones en cómo recibir el bautismo en el ESPÍRITU SANTO y para recibir más de la naturaleza santa de DIOS, pide nuestra literatura o llama. Porque sin santidad, nadie verá a DIOS (Hebreos 12:14).

El SEÑOR quiere que le digas a otros de tu salvación. Puedes ser un distribuidor de la literatura Evangélica del Pastor Tony Alamo. Te enviaremos literatura de forma gratuita. Llama o envíanos un correo electrónico para más información. Comparte este mensaje con alguien más.

Si deseas que el mundo sea salvo, como manda JESÚS, entonces no robes a DIOS de SUS diezmos y ofrendas. DIOS dijo, “¿[Robarás] a DIOS? Pues vosotros ME habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros la nación toda [y este mundo entero], ME habéis robado. Traed todos los diezmos [‘diezmo’ es el 10% de tus ingresos gruesos] al alfolí y haya alimento [Espiritual] en MI casa [almas salvas]; y probadme ahora en esto, dice JEHOVÁ de los EJÉRCITOS, si no os abriré las ventanas de los Cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice JEHOVÁ de los EJÉRCITOS. Y todas las naciones os dirán bienaventurados: porque seréis tierra deseable, dice JEHOVÁ de los EJÉRCITOS” (Malaquías 3:8-12).


Literatura Alamo en español

Póngase en contacto con nosotros para más información o para literatura sobre otros temas que puedan ser de interés.

Tony Alamo Christian Ministries Worldwide
P. O. Box 2948
Hollywood, CA 90078

Línea telefónica de veinticuatro horas para oración e información: (661) 252-5686

Los Ministerios Cristianos Mundiales de Tony Alamo proporciona un lugar para vivir con todas las cosas necesarias para la vida a todos aquellos en nuestras localidades estadounidenses que verdaderamente quieren servir al Señor con todo su corazón, toda su alma, mente, y fuerza.

Servicios en la Ciudad de Nueva York cada martes a las 8 P.M. y en otras localizaciones cada noche.
Favor de llamar al (908) 937-5723 para más información.

COMIDAS SERVIDAS DESPUÉS DE CADA SERVICIO

Solicite el libro del Pastor Alamo titulado, El Mesías, que muestra a Cristo del Antiguo Testamento revelado en más de 333 profecías.

Conviértase en un trabajador en la cosecha de almas siendo un distribuidor de la literatura del Pastor Alamo.
Toda nuestra literatura y los mensajes de audio son gratuitos, incluyendo el envío.

ESTA LITERATURA LLEVA EL VERDADERO PLAN DE SALVACIÓN (Hch. 4:12). NO LA TIRE, PÁSELA A OTRO.

Aquéllos de ustedes que están en otros países, les animamos a que traduzcan esta literatura a su lengua materna. Si la reimprimen, favor de incluir este derecho reservado y registro:

© Propiedad literaria julio 2020  Todo derecho reservado Pastor Mundial Tony Alamo  ® Registrado julio 2020
SPANISH— VOLUME 28200—HOW YOU CAN BE FULLY RESURRECTED IN THE LORD AND KNOW FOR CERTAIN THAT YOU ARE SAVED


Notas del :

1. Mt. 11:28-30, 17:20, Mr. 9:23, 1 Co. 10:13, Fil. 4:13 vuelva

2. Mr. 10:17-21, Lc. 9:23-26, 2 Co. 7:1, Gá. 5:16, Ef. 4:22-32, He. 12:14, 1 Jn. 2:3-6 vuelva

3. Ro. 6:1-13, Gá. 3:27-29, Col. 2:6-12 vuelva

4. Jn. 1:10-11, 8:23, 17:9-22, 18:36, Stg. 1:27 vuelva

5. Jn. 15:18-21, 17:6-16, 1 Co. 5:9-13, Stg. 4:4, 1 P. 2:11 vuelva

6. 2 Co. 6:14-18, He. 7:25-26 vuelva

7. Ro. 13:14, 1 Co. 12:12-13, 2 Co. 5:17-21, Gá. 3:27, Ef. 2:11-22, 5:25-27, Col. 3:5-17 vuelva

8. Jn. 6:63 vuelva

9. Jos. 1:8, Mt. 4:4, Jn. 8:31-32, Ef. 6:11-17, Col. 3:16, 2 Ts. 2:15, 2 Ti. 2:15, 3:14-17, 1 P. 2:2, 1 Jn. 4:4 vuelva

10. Mt. 12:24-45, 15:1-9, 16:1-4, 22:15-33, 23:1-36, Lc. 11:37-54, Jn. 8:21-24, 37-59 vuelva

11. Mt. 20:28, 26:28, Lc. 24:46-47, Jn. 6:51, 53-56, Hch. 20:28, Ro. 3:22-26, 5:6-21, Col. 1:14, 20-23, 2:13-15, 1 Ti. 2:6, He. 7:24-27, 9:6-7, 11-28, 10:4-14, 18-20, 12:18-24, 13:12-13, 20-21 vuelva

12. Mt. 27:24-60, Mr. 15:15-28, Lc. 23:20-47, Jn. 19:1-37 vuelva

13. Mt. 26:47-56, Jn. 10:14-18, 18:11, Fil. 2:8 vuelva

14. Mr. 16:1-19, Lc. 24:1-7, Jn. cap. 20, 21:1-14, Hch. 1:1-11, Ro. 14:9, 1 Co. 15:3-8, Ap. 1:18 vuelva

15. Is. 50:6, Mt. 26:67, 27:30, Mr. 10:33-34, 14:65, 15:19 vuelva

16. Is. 52:14, 53:4-12 vuelva

17. Gn. 19:1-13, 24-25, Lv. 18:22, 20:13, Dt. 22:5, 23:17, Jue. 19:22-25, Ro. 1:20-32, 1 Co. 6:9-10, 1 Ti. 1:9-10, 2 Ti. 3:1-5, Jud. 7 vuelva

18. Éx. 20:14, Lv. 18:20, 20:10, Dt. 5:18, Pr. 6:32, Mt. 5:27-28, 15:19-20, 19:18, Mr. 7:21-23, Lc. 18:20, Ro. 13:9, 1 Co. 6:9-10, Gá. 5:19-21, Stg. 2:11-12 vuelva

19. Gn. 9:5-6, Éx. 20:13, 21:12, Lv. 24:17, Nm. 35:16-21, 30-33, Dt. 5:17, Mt. 19:18, Mr. 10:19, Ro. 13:9, Stg. 2:11 vuelva

20. Dn. 2:28-43, 7:7-27, 8:8-12, 16-26, 2 Ts. 2:3-12, 1 Ti. 4:1-3, Ap. 13:11-18, 14:8-11, 17:1-15, cap. 18, 19:20 vuelva

21. Sal. 96:13, 110:5-6, Is. 11:1-4, Dn. 7:9-10, 12:2, Mi. 4:3, Mt. 25:31-46, Lc. 3:16-17, Jn. 3:34-36, Hch. 10:42, 17:30-31, Ro. 2:16, 14:10, 1 Co. 4:4-5, 2 Co. 5:10 vuelva

22. Mr. 16:16, Jn. 17:17, Ef. 1:10-14, 1 Ts. 2:13, Stg. 1:18 return

23. Ro. 6:19-23, 7:4-6, 8:1-13, Col. 3:5-17 return

24. Ro. 13:11-14, Gá. 2:20, 5:16-18, 6:8 return

25. Nm. 23:19, 1 S. 15:29, Is. 40:8, 55:8-11, Jer. 4:27-28, Ez. 24:14, Dn. 4:35, Mal. 3:6 return

26. Is. 66:24, Dn. 12:2, Mt. 3:12, 10:28, 25:41-46, Mr. 3:29, Jn. 5:28-29, Ap. 14:9-11, 19:1-3, 20:10 return

27. Mt. 13:41-42, Lc. 3:16-17, 16:19-26, 2 Ts. 1:7-10 return

28. Sal. 22:29, Pr. 27:1, Is. 2:22, Lc. 12:16-21, Stg. 4:13-15 return

29. Éx. 32:33, 1 Cr. 28:9, 2 Cr. 15:2, Esd. 8:22, Ez. 33:12-13, Mt. 5:13, 12:43-45, Lc. 9:62, Jn. 15:6, Ro. 11:22, Gá. 2:17-18, Col. 1:21-23, 2 Ts. 2:3, 1 Ti. 1:19, 2 Ti. 2:12, He. 3:6-19, 4:1-11, 10:26-31, 38-39, 1 P. 4:17-18, 2 P. 2:20-22, 1 Jn. 3:6-10, Jud. 5-6, Ap. 2:4-5, 3:2-3 return

30. Ro. 6:1-4, Ef. 5:1-12, Col. 3:5-17, Tit. 3:1-7 return

31. Is. 64:4, Mt. 16:24-27, 19:29, 2 Co. 4:8-18, Gá. 6:8, Ap. 7:9-10, 13-17 return


Notas de la Oración:

1. Sal 51:5, Ro. 3:10-12, 23 vuelva

2. Mt. 26:63-64, 27:54, Lc. 1:30-33, Jn. 9:35-37, Ro. 1:3-4 vuelva

3. Hch. 4:12, 20:28, Ro. 3:25, 1 Jn. 1:7, Ap. 5:9 vuelva

4. Sal. 16:9-10, Mt. 28:5-7, Mr. 16:9, Jn. 2:19, 21, 10:17-18, 11:25, Hch. 2:24, 3:15, Ro. 8:11, 1 Co. 15:3-6 vuelva

5. Lc. 22:69, Hch. 2:25-36, He. 10:12-13 vuelva

6. Ro. 8:11, 1 Co. 3:16, Ap. 3:20 vuelva

7. Ef. 2:13-22, He. 9:22, 13:12, 20-21, 1 Jn. 1:7, Ap. 1:5, 7:14 Ef. 2:13-22, He. 9:22, 13:12, 20-21, 1 Jn. 1:7, Ap. 1:5, 7:14 vuelva

8. Mt. 26:28, Hch. 2:21, 4:12, Ef. 1:7, Col. 1:14 vuelva

9. Ro. 10:13, Stg. 4:2-3 vuelva

10. He. 11:6 vuelva

11. Jn. 8:11, 1 Co. 15:10, Ap. 7:14, 22:14 vuelva

12. Mt. 28:18-20, Jn. 3:5, Hch. 2:38, 19:3-5 vuelva

13. Dt. 4:29, 13:4, 26:16, Jos. 1:8, 22:5, 2 Ti. 2:15, 3:14-17, Stg. 1:22-25, Ap. 3:18 vuelva